Aciertos en la primera cita: lo que sí debes hacer para que sea un éxito

Aciertos en la primera cita

¿A punto de enfrentarte a tu primera cita? ¿Nervios? ¿Dudas? Te damos las claves para que no sólo la superes con éxito, sino que además disfrutes el momento. Estos son los aciertos en la primera cita, lo que debes hacer para causar una buena primera impresión y que todo vaya sobre ruedas.

 

Lo que sí debes hacer: los aciertos en la primera cita

Olvídate de tu ex. Es una regla básica que deberíamos llevar grabada en algún sitio visible. Si aún estás atrapada en la historia anterior y en esa fase obsesiva que todos conocemos, en la cual no importa cuál sea el tema, todo es susceptible de servir para traer a tu ex a la conversación, a lo mejor no deberías estar esforzándote por quedar con otro. Un clavo no saca a otro. Una primera cita que incluya un confesionario para quejarte de tu ex está condenada al fracaso. La otra parte se dará cuenta de que sigues herida y a nadie le gusta servir de tirita.

Deja el trabajo en casa. Entender esto será uno de los mayores aciertos en la primera cita. No estás en una entrevista de trabajo, así que una vez que os hayáis informado mutuamente de qué hacéis para vivir, se debería pasar a una conversación más divertida. Aunque el ámbito laboral sea en el que te muevas con más seguridad, no tienes que sacar pecho ante una persona que está interesada en conocerte un poco más. No es bueno parecer un tiburón de las finanzas, ni la trepa de la oficina. Puedes echar para atrás a mucha gente valiosa.

Abstente de hablar sobre el número de hijos que te gustaría tener. Es una primera cita, no es la fiesta de pedida. Ambos estáis tanteando el terreno que pisan y es mejor ser cauto. No es muy razonable hablar de futuro con alguien a quien apenas conoces. No tienes que decirle cuántos hijos te gustaría tener, ni los nombres de bebés que más te gustan. Tampoco hay que hablar de las próximas vacaciones. Yo incluso te recomendaría que, si decides pasar la noche en su casa, te cuidaras mucho de no dejar “olvidado” el cepillo de dientes en su baño. Ellos corren rápido y muy lejos.

Pásatelo bien, sé natural, ríete, y que se note que eres una chica feliz, que no está desesperada. Si te relajas y te lo pasas bien, seguramente la otra persona estará a gusto y las cosas empezarán a marchar en la dirección correcta. Al menos no se precipitarán por el abismo del desastre. Una de las cosas más importantes a comprobar en una primera cita, es si podéis estar cómodos solos.

Observa al otro. No fuerces la máquina. Si es que no, es mejor saberlo cuanto antes. La primera cita es también para ti. Debes estar atenta a las cosas que no te convenzan y no intentar pasarle por encima a la realidad. Es contraproducente forzar la máquina y auto engañarnos. Es pan para hoy y hambre para mañana.

 

 

Llamar